miércoles, 23 de marzo de 2011

El Miedo y las Elecciones

La llamada inducción política a través de la publicidad subliminal de la mercadotecnia política, con el apoyo de los medios de comunicación electrónica tiene sus reales (pienso yo) a partir de 1991. Esta herramienta eficaz aunada a Internet ha hecho posible que las tendencias electorales beneficien o perjudiquen las imágenes y hasta los resultados de determinados candidatos y/o Partidos Políticos en México.

La publicidad subliminal era una herramienta comercial para introducir y promocionar x producto y así obtener las ventajas sobre los competidores e incrementar las ventas y consumidores.

Pero al parecer esta herramienta se ha ocupado con fines distintos a lo planeado, veremos:

1. El eclipse total de sol de 1991, ocurrió cuatro semanas y media de la jornada electoral. Y fue a través de la televisión que el gobierno se ocupo de llegar subliminalmente a un auditorio cautivo. La SSA recomendaba evitar que el fenómeno (el eclipse) fuera observado directamente (se decía de hacerlo se corría el riesgo de perder la vista o de tener daños irreversibles) y que se utilizaran las medidas pertinentes para protegerse o bien observarlo a través de la televisión. Qué ocurrió que el miedo llevó a que las calles permanecieran semivacías; reinaba un verdadero temor a la ceguera o a daños permanentes.

2. En abril de 2009 a través de la llamada gripe A H1, N1, la Secretaría de Salud, alertaba a la población a mantener las precauciones necesarias para no contraer el virus asiático. Qué ocurrió que se indujo al mensaje subliminal y algunos días las calles permanecieron semivacías y la población con temor.

3. En abril de 2010, un mensaje (correo electrónico), anunciaba una batalla urbana del crimen organizado en la Ciudad de Cuernavaca, Morelos. Qué ocurrió que ese fin de semana las calles permanecieran semivacías y la población con temor.

En el primer caso y como ejemplo de que pudiera ser el primer intento desde el gobierno (no se sabe si fue el primero) para influenciar y modificar la tendencia de la población a través de diversos mecanismos subliminales y favorecerse en los resultados electorales.

En el segundo ejemplo: de haber “sucedido” cerca de la jornada electoral, ¿otro resultado electoral se habría obtenido? Y

En el tercer ejemplo (más claro) de pasar en una jornada electoral ¿Quién o quiénes hubiesen sido serían los beneficiarios?).

Hoy con las campañas negativas más que de alerta, de una u otra parte de los intereses políticos de los partidos, ¿A quienes benefician, y para qué? Aunque las circunstancias aparentemente han cambiado en cuanto la actitud asumida por la gente, aún estas campañas tienden a influir en el ánimo y decisión ciudadana para un lugar, espacio y posicionamiento político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario