martes, 22 de marzo de 2011

El Tsunami mexiquense

El mundo cultural, económico, periodístico, político, religioso y social del país, en esta segunda década del siglo XXI ha puesto la mirada en la decisión que tiene el personaje con mayor posicionamiento político y de imagen de México, que es el determinar quién será su sucesor en la gubernatura mexiquense. Decisión que seguramente iniciara la gran decisión que tomen los mexicanos en el 2012.


Un estadista es la persona con gran saber y experiencia en los negocios concernientes a la dirección del Estado, o instruido en materia de política. Es el dirigente político con capacidad de liderazgo, con misión y visión. Capacidad intelectual y psicológicamente capacitado para crear programas eficientes de gobierno, presentes y futuros. Un líder capaz de reconocer sus propias limitaciones, rodearse de personas capaces en la organización y planeación en el inmediato, mediano y largo plazo. Con altos grados de tolerancia, receptivo con sus colaboradores más cercanos. Contar con la información suficiente. El no sentirse omnipresente en la realidad del país ni autosuficiente en todas las tareas que implica la política nacional.

En el siglo XX, la historia de México registra a los grandes electores, que como presidentes de la república han lamentado sus decisiones en torno a sus sucesores. El actual gobernador, ha mantenido la sobriedad y la discreción en torno a la sucesión, partes inherentes a la sabiduría de su formación política. El equivocarse puede provocar frustración e impotencia cuando no se pueda enmendar el error, de serlo en el Estado de México, provocará el Tsunami que afecte sus simpatías ante el grueso del electorado de 2012.

La elección del Estado de México, para algunos analistas ya no representa solamente que el estado sea el que mayor número de electores tenga, ni que sea el segundo con mayor presupuesto, etcétera, sino quien actualmente lo gobierna.

El PRI nuevamente mantiene una comunicación subliminal con los ciudadanos y electores en México, en esa decisión política; capital que a través de su experiencia debe demostrar, aprovechar y capitalizar. Quedan pocos días para que el procedimiento aplicado por el PRI, de a conocer a los habitantes, ciudadanos y electores mexiquenses y a los ciudadanos y electores nacional quien será su abanderado.

La historia de México, registra a mujeres y hombres que se han destacado por su sabiduría y le han dado rumbo a este país. El ciudadano mexicano espera con esperanza que con la decisión bien aprobada sea el inicio de que en los mejores puestos públicos de alto nivel estén los individuos probos, sabios, que escriban la historia con letras de oro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario