lunes, 9 de mayo de 2011

EL PRESIDENTE DE MÉXICO, 2012-2018

Observando el escenario político-electoral actual en México, relativo a la elección presidencial, reflexiono con proximidad que aquel candidato (a) que obtenga un amplio apoyo ciudadano, lo estaría ganando también a la par de su representación legislativa.

¿Por qué?

El candidato (a) que tenga un protagonismo considerable, superior a sus adversarios y que represente a una organización política coherente con las necesidades de la población y una estructura partidista y/o ciudadana eficaz, que le permita encauzar el respaldo de su guía, alcanzará no solamente la presidencia del país, sino también la anhelada mayoría absoluta legislativa. Veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada