lunes, 25 de julio de 2011

PROVERBIOS, SALOMÓN y el Eclesiastés (siglo X a.C)

¿Qué son los Proverbios?

Las enseñanzas de la filosofía teológica que enseñan al hombre a ser como los sabios y a vivir en consecuencia. Así

 Que atienda al sabio y crecerá su doctrina y el inteligente aprenda a hacer proyectos.

 Escucha la instrucción la instrucción de tu padre y no desprecies la lección de tu madre.

 Da al sabio y será más sabio; enseña al justo, y aumentara su saber.

 No reprendas al necio,, que te aborrecerá; corrige al sabio y te amará.

 El hipócrita con su palabra daña; el justo lo salva con su sabiduría.

 El necio inmediatamente muestra su enojo; el sabio no hace caso de los insultos.

 Dichoso el hombre que encuentra la sabiduría y el hombre que alcanza la prudencia.

 Al ministro inteligente el rey lo favorece; al inepto, lo desprecia.

 Ordena tus pensamientos con el consejo; haz la guerra con sabiduría.

 La palabra dicha a tiempo, es fruto de oro.

 Como una ciudad derribadora con sus murallas, es el hombre que no se domina a sí mismo.

 Quién cultiva su campo tendrá pan; el que, pierda el tiempo es un imbécil.

 Todo lo que puedas hacer, hazlo según tu fuerza, alegremente, porque en la tumba, a donde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

 Hay otro mal del gobernante, el inepto elevado a cargos importantes; mientras que los sabios están sentados abajo.

 Por la mañana siembra la semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano, porque no sabes que es mejor si esto o aquello; o si las dos cosas son igualmente buenas.

 Vale más terminar una cosa, que comenzarla.

 Todo tiene un momento

- Tiempo de nacer y tiempo de morir.

- Tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado.

- Tiempo de destruir y tiempo de edificar.

- Tiempo de llorar y tiempo de reír.

- Tiempo de buscar y tiempo de perder.

- Tiempo de guardar y tiempo de tirar.

- Tiempo de callar y tiempo de hablar.

 Más vale un puño lleno de descanso, que ambas manos llenas con trabajos inútiles.

 Es mejor ser pobre y sabio; que rey viejo y necio que no escucha consejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario