martes, 5 de julio de 2011

RICHELIEU, y la esencia política

ARMAND-JEAN DU PLESSIS DE RECHELIEU
1585-1642


En la obra del Cardenal Richelieu DE ANTHONY LEVI, es describir a un hombre teólogo pragmático, innovador constitucional ingenioso. Hábil estratega militar y con amplísima visión política. Que como ejemplo de gran inteligencia, de entregada observancia meticulosa y un exigente del cuidado personal, nos debe permitir encuadrar al personaje público que en toda época política debe existir. Es introducirse en la historia universal de un hombre intenso, personaje enigmático. Con la más alta visión de los objetivos políticos estratégicos. Y con una detallada atención a las minucias de las tácticas políticas.

Por lo que anotamos lo más interesante de esta obra, con el objetivo de conocer a este personaje del siglo XVII, y poner lo más valioso que debe existir en un hombre público. Así:

Un estratega político debe tener:

 Una temible capacidad mental…

 Dominio del detalle…

 Una amplia visión sobre lo que podrá conseguirse…

 Una aguda inteligencia y poderosa imaginación…

 Un auténtico encanto, que oculte una aguda inteligencia…

 Contar con una telaraña de informantes privados…

 Utilización habilísima de la información que se reciba…

 Poner lo menos posible por escrito de aquello que pudiera ser sensible en el ámbito diplomático…

 Ser maestro del disimulo y mantener en secreto la importancia del silencio…

 Ser astuto para advertir la consecución de las ambiciones estratégicas…

 Ocultar siempre los objetivos…

 Reunir y destruir las pruebas de sus acciones e intenciones…

 Obtener el poder político para consolidar su posición personal…

 No romper con las alianzas políticas y religiosas, que apoyan el posicionamiento político…

 Tener hábitos y gustos austeros…

 Tener cuidado de actuar siempre amparado por la autoridad y no usurparla en beneficio propio…

 Tener una personalidad marcada por una autodisciplina inflexible…

 Contar con un profundo compromiso y una calidez y encanto…

 Contar con oportunidades para crear estrategias…

 Ser paciente, sutil, autocontrolado y con un profundo conocimiento político…

 Tener una intensa penetración psicológica y una enorme determinación para conseguir la grandeza de su superior…

 Ser una personificación de la bondad, la sencillez y el encanto…

 Alabar la lealtad…

 Ser una máscara que, cuando se pueda dejarla a un lado…

 No evitar la ostentación, pero la vulgaridad como cualidad más extraña del carácter…

 Conservar la responsabilidad última de las finanzas y asuntos exteriores…

 Tener una dosis de paciencia, mucha delicadeza y no menos tacto…

 Contar con la convergencia de tres elementos: la confianza así mismo y con los superiores, la distancia de las demás opiniones diferentes y la necesidad de decidir y dirigir sus opiniones…

 Sentirse orgulloso cuando lea: tengo puesta en ti toda mi confianza, y ciertamente, nunca he encontrado otro hombre que me sirviera tan a mi gusto..Luis XIII…nunca renegaré de ti…Puedes estar seguro de que nunca cambiaré, y yo seré tu defensor quienquiera que sea quien te ataque…

 Ser cauto como habilidad para no presentarse presumido de sus relaciones…

 Ver a la luz las insurrecciones del contexto…

 Hacer del cumplimiento de las leyes algo más sencillo, más rápido, más eficiente y más opresivo…

 La gloria, aunque basada en el mérito personal, exige manifestarse por el status; y su manifestación externa…

 Se debe mantenerse fiel a la creencia de que el secreto es la condición más esencial del éxito…

 Ser capaz de atraer la lealtad de la servidumbre y necesitar del afecto de quienes la componen…

 Depender de la habilidad para retirarse en compañía de aquellos en cuyo cariño y admiración se confía…

 Interesarse en que los funcionarios más cercanos reciban los beneficios apropiados y de otros cargos…

 Estar dispuesto a mantener en el ámbito de lo privado cualquier manifestación de debilidad hasta donde fuera posible…



Julio Mazarino, fue antecesor de Richelieu…

No hay comentarios:

Publicar un comentario