viernes, 16 de diciembre de 2011

EL EVEREST, 2012

 
El monte Everest es la montaña más alta del mundo con una altura de 8.850 metros.[  Está localizada en el Himalaya, en el continente asiático, y marca la frontera entre Nepal y China. En Nepal es llamada Sagarmatha (“la frente del cielo”) y en China Chomolungma o Qomolangma Feng (“madre del universo”). La montaña fue nombrada Everest en honor de George Everest, geógrafo británico, en 1865.
¿Alguna ocasión en nuestras vidas hemos ascendido a esa gran montaña?
¿Estaremos intentándolo hacerlo hoy?
Debemos hacerlo como meta en el 2012. Para hacerlo tenemos que prepararnos bien día a día: ejercitarnos, a tener disciplina, orden y método para hacerlo. Alimentarnos bien. Fortaleciendo nuestra voluntad e incrementando nuestra fuerza e impulso para lograrlo.
Cuando nos sintamos verdaderamente seguros, firmes, poderosos, entonces tenemos que emprender el camino. No antes, no después; en el momento justo, con las personas idóneas.
Tenemos que disfrutar cada paso perfectamente planeado, ordenado y dibujado.
La edad no importa, midamos acciones, no tiempo. Lo que nos permita sentirnos satisfechos.
No busquemos quién nos guíe, sino quién nos ayude a lograrlo. El liderazgo ésta en nosotros mismos.
La montaña, como meta, como proyecto, puede traer sorpresas positivas o negativas. Nuestra preparación tiene mucho que ver en la visualización de ello (aprendiendo de otros escaladores, viendo la película de su vida; anotando, observando y aprendiendo).
Maquiavelo definió; “Los hombres siguen casi siempre el camino abierto por otros y se empeñan en imitar las acciones de los demás. Y aunque no es posible seguir exactamente el mismo camino ni alcanzar la perfección del modelo, todo hombre prudente debe entrar en el camino seguido por los grandes e imitar a los que han sido excelsos, para, que sino los iguala en virtud, por lo menos se les acerque”.

Así El Everest de nuestra misión, nos lleve a ascenderla y cuando lleguemos a nuestra meta, entendamos que lo que logramos fue por constancia, disciplina, coraje y optimismo, elementos que tenemos que llevar siempre en cada Everest que escalemos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario