martes, 10 de abril de 2012

EPN Y UNA NUEVA CLASE POLÍTICA


México demanda que quien gobierne, tenga experiencia de gobierno, que sepa hacer las cosas, comprometerse, pero sobre todo que sepa cumplir”, EPN.
Distintas voces ciudadanas exigen en estas elecciones por venir, mejores políticos que administren los recursos públicos que se les confieren.
Se requiere una nueva generación de políticos, que pierda las tentaciones del poder. Que no abandonen la esencia del servicio público. Que desechen privilegiar los intereses y los cotos personales y de grupo.
Se demanda una generación política cuyos integrantes conozcan, respeten y valoren las normas, y donde la ley se aplique para todos por igual; con autoridades y ciudadanos sujetos al derecho.
Se solicita una nueva clase política formada en la ética y la responsabilidad social en sus funciones.
Se requiere una generación política que apruebe la calificación ciudadana, en su actuación administrativa y política, con más aceptación que rechazo.
Se pide una generación política que sustituya la simulación en su función con resultados confiables y certeros.
Se reclama una generación política que se beneficie de sus correctos criterios, en el uso del poder.
Se exige una nueva generación política visionaria, con líderes transfuncionales, que coadyuven a mejorar las condiciones de bienestar de México, y de sus habitantes.
Se invita a una nueva clase política que cuente con todos los instrumentos para su labor, su evaluación y valuación.
Una nueva generación política que le apueste al destierro de la violencia, de la corrupción, de las amenazas, de la extorsión, del fraude, del secuestro, del robo y mejores substancialmente la seguridad ciudadana.
Una nueva clase política que pueda garantizar al mandante ciudadano, una conducción eficiente en la administración y en la política del país.
México cuenta entre sus gobiernos quienes han emprendido esos cambios y no le han sido tan favorables.
En el país ya no se puede improvisar, se vive los inicios de una era de renovación en el siglo XXI y una nueva clase política necesitara desarrollar lo que la nación requiere.
Sí a una nueva generación innovadora, suficiente, emprendedora, bien nacida, capaz de superar las inercias de la frustración, de las crisis sociales, políticas y económicas recurrentes.
No a una nueva generación política, con los vicios de antaño, los excesos de autoridad, con mentiras y engaños.
Se requiere una nueva generación política, proba, inteligente, con identidad nacional, que se comprometa con el presente de los gobernados y finque con ellos las reformas que el país necesita.
Bienvenida la idea de renovación para toda reforma, que parte de quién probablemente rija los destinos de los mexicanos.
“Un gobierno en que no quepan las improvisaciones, eficaz, que cumpla las expectativas de la gente”. EPN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada