sábado, 8 de septiembre de 2012

EL ÉXITO EN MÍ


Dan Custer, La Mente en las Relaciones Humanas.

Las gentes me responderán en cuando les guste, cuando crean en mí, cuando me tengan confianza, por lo que:

ü Ahuyentare la timidez.
ü Andaré correctamente.
ü Vestiré adecuadamente.
ü Hablaré sin prisas y con confianza.
ü No seré arrogante.

Mí éxito será:

ü Reconocer mi propia naturaleza.
ü Aspirar a un mejor presente y prepararme para ello.
ü Olvidar los errores y daños del pasado y mirar con optimismo el futuro.
ü Tener el poder de elegir y de enderezar mi vida.
ü Tener el dominio de mi vida.
ü Ser creador de mi destino-misión.
ü Ser libre para obrar las facultades que tengo.
ü Ser el árbitro de mi conducta, de mis hábitos, de mi carácter.
ü Estar abierto a las nuevas ideas y creencias.
ü Ser progresista, fértil en recursos y no ser esclavo del pasado.
ü Ser entusiasta en el logro de las metas y de los proyectos.
ü Tener fe en la vida grande e infinita que me rodea, en la humanidad, en la responsabilidad de las leyes de la vida, la ley de la atracción, la ley de la causa y efecto, en mi inmortalidad.
ü No estar en la derrota, en el temor a perder.
ü No ser inferior a nadie, pero tampoco superior, ya que soy encarnación de Dios.
ü Ser un ser espiritual y en que punto elegiré, y decidiré adecuadamente mí mente, mis emociones y mi cuerpo.
ü Destruir mental y físicamente toda preocupación.
ü Desterrar la ira, el temor, las malas pasiones, el resentimiento, la envidia, la resistencia a todo cambio, a las reacciones insanas y a todo mal pasado.
ü Estar sano, feliz y libre.
ü Dar amor a mi familia, a mis amigos, a mis vecinos, a mis asociados, dar amor a la vida.
ü Estar digno de confianza.
ü Comenzar una nueva vida todos los días.
ü Estar agradecido con lo que hecho hoy, por las oportunidades que he recibido, por la salud de mi cuerpo, por la vitalidad que tuve en cada momento. Por las buenas ideas que llegaron a mi mente desde lo más profundo de la mente subconsciente dentro de mí. De esas ráfagas de inspiración cuando supe lo que hacer y donde estar. Por las oportunidades que tuve de devolver un bien a mi prójimo.

La llave que abre toda oportunidad de progreso, de prosperidad, de abundancia, de conocimiento, de sabiduría, de bienes materiales y espirituales, está dentro de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada