viernes, 7 de septiembre de 2012

UN DÍA COMO AYER


Un día como ayer, al levantarme tome dos vasos de agua pura. Hice los ejercicios para fortalecer el cuerpo y oxigenar el cerebro, en el parque de las rosas, qué hermoso lugar. ¡Que delicia!, sentir el ensanchamiento de los músculos y el reanimar de la mente y el espíritu. Un rico desayuno proteínico. Después investigar quienes son nuestros legisladores y que hacen. Luego asistir a una inauguración de pinturas “Las diosas y algo más “cuadros con una fantástica cromática, en  el Asturiano Polanco. Enseguida caminar por la gran avenida de las grandes firmas comerciales en ropa, perfumes, accesorios, restaurantes. ¡Qué mujeres! Todo esto en la Avenida Presidente Masaryk, y para rematar dos excelentes copas de vino tinto y blanco. Un día como ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada