jueves, 22 de noviembre de 2012

EL URBANISMO COLONIAL DE LA CIUDAD DE MÉXICO


La gran Tenochtitlán contaba con un eficiente sistema vial a base de calles anchas y rectas, mitad tierra y mitad canales y acequias.

Una vez llevada a cabo la Conquista e iniciada la Colonia, los pobladores del Valle de México se dieron a la tarea de hacer una planificación urbanística.

Se puso de moda que los árboles sembrados en las avenidas fueran amarrados a estacas rectas para dirigir su crecimiento y evitar que se torcieran a su antojo; los arbustos ya crecidos, eran podados para dotarlos de formas fantásticas o geométricas.

Por órdenes del virrey (1789-1794) Juan Vicente de Güemes Pacheco y Padilla, segundo conde de Revillagigedo, el arquitecto Ignacio Costera elaboró el primer plano regulador de la Ciudad de México.

El censo de población en 1793 arrojó un total de 112 000 habitantes.

El empedrado de la ciudad virreinal fue hecho por los mismos vecinos y empezó a usarse desde 1769 por órdenes del virrey marqués de Croix, sin mucho éxito. Fue hasta 1790, cuando el virrey conde de Revillagigedo puso en marcha esta obra y además reglamentó y dispuso que la ciudad se dividiera de poniente a oriente desde la Acordada (Av. Juárez y Bucareli), calles de San Francisco (hoy Madero), Plaza Mayor (Zócalo) calle del Arzobispado (Moneda), hasta el barrio de la Santísima (por San Lázaro).

En 1790 también fue impulsado el alumbrado de la ciudad, que anteriormente eran luminarias de ocote, pasó a ser alumbrado con aceite. Se establecieron faroles a lo largo de las calles y guardas o Guarda faroles por cada 12 favoroles.  Su obligación era pasarse la voz, unos a otros desde las 11 de la noche, cantando la hora que era y el clima que hacia cada cuarto de hora.

En 1783 la calle de República de Uruguay fue la primera con alumbrado público.
A principios del siglo XVIII, fueron construidas las Calzadas de San Cristóbal, (de la Villa de Guadalupe, rodeando el cerro, Avenida Santa Clara, ahora Vía Morelos), Mexicaltzingo (Ermita Iztapalapa a la altura de la Viga), Guadalupe, (sigue siendo la misma), Chapultepec, (Avenida Chapultepec), que sirvieron de diques o muros para contender las aguas que llegaban a la ciudad.

Durante el gobierno del virrey Revillagigedo también se instituyó ponerle los letreros a las calles con el nombre que les correspondían y la numeración de las casas y algo muy importante, los carros recolectores de basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada