miércoles, 19 de diciembre de 2012

SIN DISCIPLINA Y CELO NO HAY ÉXITO


 
Cuando alguien se prepara para una competencia, el entrenamiento ha de tener dos direcciones:

Por una parte, se ejercita día tras día, de suerte que llega a tener cansancio. Se levanta temprano, con el rayar del alba, con optimismo de que cumplirá con las metas fijadas. Se esfuerza y suda momento a momento, todos los días. Se pone metas con fines determinados, para empezar todo de nuevo al siguiente día, en los días sucesivos, semanas y semanas que dura la preparación.

Por otra parte, lleva una vida disciplinada y se abstiene de todo exceso, dormirse placenteramente, fresco y puntualmente.

¿Y para que todo esa disciplina? Para una medalla al mérito, al tesón, al cumplimiento y para la gloria de haber cumplido. Y a ti ¿Te pasa la lucha para conseguir el carácter?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada