jueves, 6 de junio de 2013

EL TIERRA-AIRE EN UNA CAMPAÑA ELECTORAL




ACTOS PÚBLICOS.
Los actos públicos, es el más antiguo de los medios que existen en una campaña electoral como procedimiento para ganar adeptos. Su valor es prácticamente nulo. Pero tiene su vigencia en una campaña electoral, la reviste solamente. Los límites de los actos públicos deben ser precisos. El grado de audiencia aun siendo alto, abarca exclusivamente a las personas que ya están convencidas de votar por un candidato (a) o el partido en cuestión. La cantidad de nuevos públicos es mínima. Si el objetivo fuera ganar nuevos adeptos, se podría decir que en un acto de mil personas se organiza para convencer a veinte o cincuenta. Regularmente estos actos son muy costosos en términos de tiempo para el candidato (a). En contrapartida, esta forma de acción asegura una presencia callejera importante en tiempos de campaña. Sirve para movilizar militantes y para que estos reciban información y argumentos más profundos de los temas que se están rivalizando. Los actos públicos permiten una diferenciación importante, entre otras cosas, como apoyo en el trabajo de puerta a puerta, el “canvassing”. 

Es de importancia privilegiar temas ecológicos, los cuales son marginados del discurso, y pueden ser incluyentes en la decisión de nuevos públicos, pues existe una segmentación natural de estos, ya que condiciona básicamente la actividad productiva ligada a la geografía y su desarrollo

CASA POR CASA.
Una forma mucho más personal y de calidez  humana con los electores (as) es el procedimiento de puerta por puerta. Procedimiento consistente en organizar recorridos para promocionar al candidato (a), trasmitiendo con argumentación básica, difundiendo una buena imagen, y distribuyendo material impreso.

Para efectos más prácticos, es importante la diferenciación del tipo de elector  (a) que se atenderá, por lo que es de importancia que el material que se entregue no sea el mismo para el elector (a), sino que se segmente a la población a través de su ocupación y visitarlas con material especialmente elaborado para esa actividad. O bien elaborar el material impreso con generalidades que atienda tanto a unos como a otros.

MAILING.
Como procedimiento personalizado del candidato (a), de enviar cartas y material impreso por correo o a través del barrido de cada por casa. Medio que permite seleccionar con mucha precisión a ciertos grupos objetivo que sean relevantes en el curso de la campaña electoral.

El secreto de toda campaña electoral es inducir al elector (a) a adoptar pautas de comparación ventajosas al propio candidato (a).

LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS
Las redes sociales, principalmente el Facebook (determinándolo por zonas), permite informar al público asiduo, simpatizante  o no de una candidatura, conocer que hace un candidato (a) y cuáles son las propuestas que hacen. Este medio en México todavía no es determinante en una elección.
El grado de lectura todavía no es suficientemente atractivo para el ciudadano (a) común en determinados medios. La prensa escrita en periódicos y revistas, todavía no son factores de influencia en los medios ciudadanos, para determinar una elección, aunque es importante para destacar lo más importante de una campaña electoral y lo que dicen los candidatos (as). 

La radio, es el medio de difusión que da prioridad a la divulgación de mensajes argumentales. Un candidato (a), sin la interferencia de la imagen, puede desarrollar a voluntad su elocuencia, sus argumentos y sus ideas. Aunque la capacidad de atención de los electores es limitada, se podrá esforzar en transmitir conceptos claros, simples y precisos. La cobertura de la radio, es nacional o bien regional y se podrá utilizar esta herramienta de comunicación, para promocionar una candidatura a un mayor número de electores. ¿Qué es lo que espera un radioescucha de un candidato (a)? Escuchar una voz timbrada y clara, que le produzca confianza, en como lo escucha e influya de una manera u otra en su elección de votar.

La televisión, tiene un valor fundamental y su posición es estratégica en una campaña electoral. Hace que los candidatos (as) planeen cuidadosamente sus apariciones en este medio. El poder central de la televisión es la imagen. Diversos estudios sobre la percepción de los mensajes televisivos que muestran que lo que el candidato (a) dice constituye menos del diez por ciento de lo que acapara la atención del televidente. El tono de voz, los gestos y la actitud de un candidato (a) es lo que el espectador registra, mucho más que la lógica de la argumentación. La confianza, firmeza, autoridad, renovación, frescura, influyen de manera determinante en los electores.

En una fase terminal de una campaña electoral, los spots o video-clips promocionales se convierten en el vértice de una candidatura. En pocos segundos se comunica la idea central y que se rubrica con un slogan. Sutil manera de ganar nuevos públicos, del 30 al 40 por ciento de los indecisos en una elección

¿Qué es lo que seduce a un ciudadano elector (a) ¿
. Un efecto de seducción esencialmente afectivo. Simpatía, franqueza, elocuencia, elegancia, sencillez, presencia física, sonrisa, confianza, inteligencia, calidez, sentido del humor, una sensación de poder y todas las variada formas del encanto personal que trasmitan un candidato (a).

No hay comentarios:

Publicar un comentario