martes, 23 de julio de 2013

EL OBSTÁCULO: ¿LA LIBERTAD?

Se dice que el proceso de domesticar, de dominar y de entrenar, de un elefante en la India, para ser utilizado posteriormente en las cargas de árboles o cosas muy pesadas,  comienza desde pequeño. Al elefante se le colocan grilletes en una pata (trasera o delantera), amarrados a enormes árboles con cadenas de hierro muy pesadas. Así el esfuerzo que realiza el elefante es inútil por liberarse y así hasta que su ánimo decae y cesa de todo empuje. La cadena tiene una extensión y cada vez que el elefante avanza, esta lo frena, lo obstaculiza, lo aniquila y se amansa más, más y más… Al transcurrir el tiempo el elefante se da cuenta que todo esfuerzo es inútil, que lo que haga solamente le servirá para avanzar algunos pasos. Cuando a éste se le sujeta con una pequeña soga y se le ata a un arbolillo, ya no puede, no tiene fuerzas para desatarse y liberarse, su voluntad ha sido estropeada.

¡¡¡Cuidado!!! De imponernos cadenas desde infantes, recurriendo a falsos modelos que en lugar de formar, destruyen la voluntad. Debemos estar cautos que no se nos impongan las pesadas cadenas de la ignorancia, del dogma y de la creencia.  Tengamos la inteligencia para no dejarnos pastorear, dirigir, e empujar por aquellos que desean que seamos cargadores de su “éxito”. Romper las cadenas antes que nos las impongan. Cuando nos quitemos los obstáculos y las poderosas cadenas que nos gobiernan, nos liberaremos y aseguraremos los resultados.


Uno no puede cruzar el mar meramente quedándose quieto contemplando el agua… Sir Rabindranath Tagore

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada