lunes, 1 de julio de 2013

LA MISIÓN: EL ARTE CORPORAL Y MENTAL

Quién se vea atado a su misión a los libros, al trabajo de la mente, también deberá procurar hacer en sus ratos libres algún trabajo corporal. Uno de los modos más indicados para vigorizar el cuerpo, es el trabajo precisamente.

No sólo un cuerpo sano y vigoroso ayuda a cumplir la misión en la tierra; también la voluntad se moldea con más facilidad y adquiere mayor temple y fuerza en un cuerpo robusto, ejercitado, formado, que un montón de carne fofa y de mucha grasa.


Newton gustaba manejar el martillo, el cincel, el hacha. La verdadera klaloagathia  la que recomendaban los antiguos griegos, que es: el hermanar lo bello con lo bueno, la salud completa del cuerpo y de la mente. Sólo se realiza si nos ejercitamos en todas las clases de trabajo, así como corporal como mental. Mons.Tòth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada