viernes, 22 de noviembre de 2013

LOS TRIUNFADORES


Si logramos cumplir y satisfacer cualquier meta, entonces somos triunfadores. El ascender escalón por escalón, nos llevará a respirar aires más vivificantes. Lograremos obtener nuestro propio observatorio natural. Observaremos desde donde iniciamos y cuál fue el resultado. Uno de los más claros ejemplos de perseverancia, carisma y sagacidad, es Pelé.

Edson Arantes do Nascimento, ejemplifica ese resultado. Su constancia, don de gentes, sencillez y humildad que demostró en lo que quería ser, lo llevó a ser el jugador más grande que ha tenido el fútbol internacional, hasta el día de hoy. Si aprendemos algo positivo de los demás, entonces nuestro escalón será no igualarlos, ni superarlos, sino aprender de sus cualidades y virtudes, así como de sus errores. La raza, el color, la religión, la ideología, nos son importantes para nuestra identificación, pero no son obstáculos que tenemos que brincar para destacar.

Lograr queriendo lo que deseamos ser, nos conducirá a obtener los mejores reconocimientos de nosotros mismos. Si él pudo, nosotros también. San Ignacio de Loyola, decía, Señor Dios si mis semejantes pueden, yo también podré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario