viernes, 10 de enero de 2014

LA MICROPOLÍTICA ELECTORAL

Según Joseph Blase, “la micropolítica se refiere al uso del poder formal e informal por los individuos y los grupos, a fin de alcanzar sus metas en las organizaciones. En gran parte, las acciones resultan de las diferencias percibidas entre los individuos y los grupos, unidas a la motivación por usar el poder para ejercer influencia y/o proteger”.

Si trasladamos este concepto a la arena electoral, el actor principal de una campaña electoral que es el candidato (a), deberá tener una interacción bidireccional y una retroalimentación de tú a tú con cierto tipo de electores. Es decir que en la planeación, organización y ejecución de una campaña, se deberán estudiar, enfocar y elegir a los segmentos ciudadanos determinados.

¿Por qué? Porque de esa manera una campaña tendrá dirección y enfoque. Porque de esa manera se dedicará la atención a conocer mejor los problemas de esa gente.  Y se determinará contar con más fuerza que el propio partido que organiza la contienda electoral.


Una campaña no puede por sí sola enfocarse a un solo tipo de elector, pero deberá perfilarse a determinado segmento, que es el que seguramente le redituará más votos, y claro sin descuidar al resto de los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario