lunes, 10 de febrero de 2014

EL SELLO


Establecer nuestra marca en todo lo que hagamos, nos da ese crédito especial en nuestra vida. Crear, llevar y publicar ese “no sé qué”, que nos distingue, puede ser la gran diferencia de nuestra existencia.

Si nos distinguimos en nuestra persona y no en el vestido, es el verdadero placer, de disfrutar nuestra esencia y de ser “eso”, distinguido (a). El sello que impongamos a cada una de nuestras acciones, nos tiene que llevar a lo que necesitamos. Debemos enfocarlo, soñarlo, vivirlo. Debemos encontrar esa sensación plena. Esa forma de aplicarlo día a día. Tener el sello nos dispondrá de mejor manera de disfrutar nuestra existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada