viernes, 28 de febrero de 2014

ESA OBRA ES LA MÍA

No me puedo oponer a nada si aún no he terminado lo que inicie. Todo lo que he iniciado me permite conocer mis faltas y errores.  De lo que he hecho he aprendido a conocer más y mejor. Soy muy propenso al error no tanto porque soy humano, sino porque así creo aprender mejor. Al obligarme hacer algo me ha llevado a apreciarlo y a desear más. No para acumular sino a valorar más lo que hago. Y como dice Descartes “si existe en el mundo alguna obra que no pueda ser terminada por nadie más que por el que la empezó, esa obra es la mía”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada