sábado, 8 de marzo de 2014

LA SALUD Y EL CUERPO

El cuerpo no es la cárcel en que va encerrada el Alma, sino compañera del Alma durante su peregrinación por la tierra. El cuerpo es un don de Dios, por lo que tenemos la obligación de cuidar su salud, su incolumidad, su vida. Es ordenado y justo concederle alimento, vestido, tranquilidad, diversión, sueño y exigirle una buena entendida cultura física. No debemos tener por fin destruir el cuerpo o debilitarlo, sino para asegurar su sano crecimiento. Debemos darle cura del agua, cura de sol, excursiones, gimnasia, deportes, el arte del movimiento, a través del goce honesto de la vida, el cuidado de la belleza sin exageración, y las diversiones con mesura. A través de un meticuloso cuidado, nos daremos salud, una vigorosa circulación de la sangre, con una gran fuerza de resistencia contra los cambios de la temperatura, tendremos un cuerpo proporcionado y bien hecho.

Debemos procurar a través de su salud, evitar la ridícula vanidad y tener a través de su cuidado la nobleza del espíritu, los ideales y la firmeza de voluntad. No será a través de la musculatura con la que se conquista el hombre el dominio del mundo, si se gloria de la fuerza, ¿por qué entonces los animales lo vencen con más fuerza y destreza?

La salud se logra no sólo de músculos, sino con superioridad espiritual. Quién por su culpa pierde la salud, este medio que tanto había podido ayudarle en el cumplimiento de sus nobles deberes sobre la tierra.


Un modo de vivir templado y de gran mesura, la igualdad  de ánimo, el sosiego, son el mejor médico y sostén de la salud. Mons. Toth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada