miércoles, 18 de junio de 2014

COSAS DEL PODER

La lectura de Stefan Zweig, en su libro Fouché, el genio tenebroso, es una asimilación política para aquellos que gustan de encontrar en cualquier tema la esencia de la política y sus triquiñuelas.

·        Siempre empieza la carrera de los políticos en un escenario.
·        Tender los hilos y asentar las jugadas inesperadas y desapercibidas.
·        Trabajar de manera tenaz y rápida e invisible.
·        Sólo decidirse cuando la batallas se vislumbre ganada.
·        Ser ambicioso sin vanidad.
·        Saber que es uno el que controla, no exponer la persona y hacer de la política algo emocionante y el juego más acabado.
·        En política hay que saber ser suave, sutil, inteligente, agudo, retórico y buen orador.
·        En política hay que temer del que nada se oye ni se sabe.
·        Cuando se lucha por el poder o la vida, hay que sacar la fuerza asombrosa.
·        Nada debilita tanto al artista, al general, al hombre de poder, como el éxito permanente a voluntad y deseo.
·        Un cargo es según quiere el hombre que lo desempeñe.
·        La información lo es todo en la guerra como en la paz, en la política como en la economía.
·        Los reyes no quieren bien a las personas que le vieron en un momento de debilidad, y las naturalezas despóticas no gustan de los consejeros que hayan demostrado aunque sea una sola vez, ser más sabios que ellos.
·        El arte de todas las artes políticas, es la de retirarse, la de abandonar a tiempo.
·        El que llega tarde al llamado, pierde la ocasión.
·        Subir con habilidad, paciente y flexible, y un traspiés innecesario y torpe lo hace caer estúpidamente al abismo.

·        Hay quien no soporta la libertad, huyen de ella siempre para refugiarse en una nueva esclavitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario