jueves, 12 de junio de 2014

EL CANDIDATO Y LA ELECCIÓN


México tendrá gran efervescencia electoral a partir de este año. El actor principal de la escena política-electoral, es el candidato (a). Existen ya en distintos medios de comunicación, actores que se empiezan a promover  en distintas trincheras y a posesionarse ante sus potenciales votantes. ¿Pero qué tiempo y que necesita un aspirante para alzarse con una primera victoria?  

Regularmente un proceso federal electoral, da inicio 9 meses antes de las elecciones para preparar el escenario adecuado de votación. Y comúnmente 6 meses para preparar unas elecciones locales.

En ese sentido, un aspirante que desea ser candidato (a), lo primero que tiene que hacer, es estar y sentirse bien físicamente y mentalmente. Es prepararse internamente, canalizando todos sus esfuerzos y talentos en la mira de la meta. Es ejercitarse plenamente para contar con la disciplina y condición para emplearse a fondo.

Hoy el elector (a), da cuenta mejor de quien aspira a algún puesto de elección, y que debe redituarle mejor representación. Y para hacerlo el aspirante deberá convencerse primero que él, es el que se espera, a través de lo que necesita el terreno de la contienda.

Un aspirante o candidato (a), que no se permita cuidarse anímicamente, físicamente, mentalmente, académicamente, socialmente y no cuente con los medios adecuados a su alcance, no tendrá la más mínima posibilidad de alcanzar la meta.

Así como el proceso electoral, el proceso de vida, nace de la concepción, así el aspirante deberá medir y ejecutar los tiempos y las circunstancias políticas-electorales, que le permitan conocer mejor, los subterfugios que cuenta y lograr de no tenerlos, conseguirlos. Al ser postulado por una institución, es lograr avanzar la mitad del camino. Evaluar su participación y medir la penetración de su candidatura, es conocer la tercera parte de la campaña.     

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario