miércoles, 2 de julio de 2014

¿EN VERDAD ASÍ ES LA VIDA?

Cuantas veces, hemos leído, y escuchado infinidad de ocasiones, ni modo así es la vida. Todo ser con cerebro racional, nunca piensa así, es decir, no le deja ni la más mínima oportunidad a alguien, para indicarle que al “ser la vida así”, no hay manera de remediarla, de cambiar algo, a alguien. Se sorprende uno cuando desde distintas posiciones sociales, económicas, políticas, culturales, suponen que no hay nada que pueda cambiar. Qué la “vida”, actúa sola. Que su destino el que la pregona, es ahí, sin cambio, sin cambio, sin cambio.

El ser humano tiene varias cualidades que por sí mismo desarrolla y no les son heredadas. Una de ellas es transformar su entorno, transformarse así mismo, y transformar incluso a la propia naturaleza. Pero quedarse contento, satisfecho con los que van pregonando (sin importar su condición social, económica y religiosa), que no hay cambio que se pueda realizar, porque así es la vida, es pensar como lo dicta Ceniceros en su gran libro El hombre mediocre: que no hay nada que éste pueda hacer, porque la vida es así. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario