jueves, 13 de noviembre de 2014

EL PAPEL DEL CABILDERO

Desempeñar la función de un cabildero es intercalar información, opinar, influir, y de definir posiciones entre los que habla, interviene y convive. La labor de un cabildero es figura clave en los procesos electorales y políticos. Su conocimiento del entorno (del cual investiga), lo utiliza con una mezcla de sus contactos políticos, aplica la persuasión y las habilidades de sus relaciones públicas, de sus dotes de liderazgo y de su personalidad acreditada. En el ámbito privado lo usa para representar los intereses de las organizaciones sociales e empresariales, para conducir y aplicar la legislación correspondiente.
La utilidad de incorporar a un cabildero en toda negociación, impulso empresarial, acción política, electoral y de cualquier iniciativa personal o grupal, obedece a considerar la exquisitez de su labor y operación como resultado de su gestión profesional.
El cabildeo se aplica en toda clase de acuerdos, negociaciones, reuniones, proyectos, y ascensos. Prescindir de la cercanía, orientación, asesoría y apoyo de un cabildero, es reconocer sin duda que los errores que se cometa, nunca debieron de haberse hecho.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada