sábado, 31 de enero de 2015

¿QUIERO MI PROPIA ISLA?

Creatividad, aislamiento, comodidad. Construyendo opciones de vivienda. Evitando la contaminación. Limpiando el planeta. Corrigiendo el medio ambiente.
Richard Sowa en 1988 se propuso dar uso a los miles de botellas de plástico vacías para elegir un rincón de la costa mejicana, al sur de Cancún, y allí construir su isla. Con redes de pesca y botellas de pet pudo establecer una plataforma de 20 metros de largo por 16 de ancho, a la que bautizó como Isla Espiral. A la que más tarde plantó manglares y generar así una protección natural a su isla construida con bambú. En ella construyó dos habitaciones En ella tenía un horno solar, un cuarto de baño “ecológico” y 3 áreas de arena. En ella reciclaba el agua de lluvia y había logrado cultivar mangos, bananas, espinacas y tomates para su propio consumo. La donación que los turistas al visitarla le daban, le permitían preservarla.
El paso del huracán Emily en el año 2005 le provocó grandes daños, que no le impidieron posteriormente reconstruir su otra isla (más grande), con el mismo material (botellas de plástico abandonadas) que nuca faltan. Su isla está abierta al público.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada