martes, 31 de marzo de 2015

LA ATENCIÓN


Solamente hay que observar las actitudes que asumen quienes están de manera más directa en atención de alguien o de algo.

Quienes están en la obligación de responder a un escrito, a una llamada, a una cita, etc., regularmente no fueron preparados para ello. Faltan al respeto (tiempo, acción e iniciativa) de quienes la hicieron y su actitud los lleva a olvidarlo u omitirlo.

Si la acción de atender es la demostración de respeto o cortesía, quienes se ocupan de cargos ejecutivos, secretarías particulares, mandos medios y superiores de la empresa y de la política, ayudantías, desatienden sobre manera de su efectiva labor.

No hay capacitación más efectiva que la propia autoformación a través de la observación. Del cuidado y el análisis de lo que se hace. Acoger favorablemente o satisfacer un deseo, un ruego, o mandato deberá ser una de las propias máximas en nuestro quehacer cotidiano y así trasformar nuestro entorno y el ambiente común de la cotidianidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario