sábado, 7 de marzo de 2015

LA TRASCENDENCIA DE LA IMAGEN EN UN CANDIDATO (A)

Arrancan las campañas electorales en México en 2015. Y con ellas los candidatos postulados por sus partidos políticos. Buena parte de los medios de comunicación dan parte informativa de quienes son los candidatos (as), y de su cuestionamiento de algunos de ellos por la manera de haber sido postulados y de otros por su imagen pública.

La imagen de un candidato cobra hoy más vigencia por ser especialmente expuestos a la opinión y a la crítica. Las campañas se vuelven cada vez más competidas por la inclusión de más partidos y por la influencia de las redes sociales. La imagen de los postulados hoy es más evidente que antes.

La opinión del elector sabiamente pensada analizara con mayor precisión (ya no quien es quien), sino de su imagen, de su comportamiento, de su conducta. No solo será el empaque, sino también el contenido.


Los candidatos (as), basarán su incursión en la campaña por el posicionamiento de sus personas, pero craso error, si solo lo analizan desde esa perspectiva. Más allá del manejo operativo que cada uno de ellos tenga, la imagen será fundamental. Será la exposición de su persona será segundo tras segundo, minuto tras minuto, hora tras hora, día tras día, semana tras semana y mes tras mes que dure la campaña. Si descuidan el potencial de su personalidad y de su actuación, los errores que cometan, los llevarán a descuidar el resultado de la proyección de votación que hicieron, de la promoción y de la movilización que realizarán y que afectara seriamente el sentido del voto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada