viernes, 24 de abril de 2015

FALTA DE PERSPICACIA POLÍTICA EN CARGOS DE ELECCIÓN POPULAR


Analizando una gran parte de las características de los candidatos jóvenes a cargos de elección para jefes delegacionales, diputados federales y de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, encontramos que a pesar de que hay entre ellos una preparación excelsa en materia académica, en su parte complementaria la política todavía es muy débil. En una candidatura se aplica la sabiduría y la experiencia política, y es ahí donde se dan los buenos o malos resultados. La falta de perspicacia política (agudeza en la prospección de las cosas, aunque no éstas no estén claras). Les lleva o los llevan al registro de la candidatura.

No se puede dejar de lado lo aprendido, lo inducido y lo que se invirtió en uno tan fácilmente. Las circunstancias, los contrarios, el ambiente electoral, el estudio, el diagnóstico en una campaña electoral, son variantes de una elección a otra. Y si no son observados de cerca y de lejos, no se podrá evaluar cómo se competirá y los consejos de los expertos entonces no les sirvieron.

El estigma de la derrota más no de la participación se queda y en algunos se agudiza más. Antes de aventurarse para competir, se deberá analizar, evaluar y ser aconsejado si la elección fue la más acertada.

Si se entiende que la política es el modo de actuar de una persona o entidad en un asunto, la juventud en su participación no debe ser utilizada para otros fines, y ésta deberá de aprender a tener más agudeza, perspicacia y malicia, para tomar las mejores decisiones que le permitirán contar así con la inteligencia correspondiente y la sabiduría necesaria en cada uno de sus derroteros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario