miércoles, 27 de mayo de 2015

LA PROPAGANDA ELECTORAL

La norma electoral sobre la fijación de toda propaganda electoral (en tiempos de campaña electoral), es muy clara.

Los candidatos y principalmente los coordinadores de campaña y los responsables de la propaganda y de sus equipos operativos, debieron estar al tanto de la normatividad en esa materia. Su ubicación dista mucho de ser observada. En muchísimos puntos del país, se ve propaganda mal ubicada, sin estrategia alguna, sin registro de donde está ubicada. La distribución deja mucho que desear en muchas campañas. La responsabilidad es del candidato, ya que él será el que pague las multas que se le impondrán (en caso de demandas) por parte de las autoridades electorales y judiciales.

Es claro que la falta de información, capacitación de los equipos y de los diversos candidatos a cargos de elección es evidente. La prohibición la ignoran en fijarla en monumentos, plazas públicas, puentes peatonales y/o vehiculares, árboles, semáforos, edificios, oficinas, locales públicos, etc. No hay una supervisión de fiscalización interna en la estructura de las campañas. La contratación de brigadistas se hace de manera irregular. No existen estudios previos de la demarcación y su influencia electoral.


La propaganda en una campaña electoral, es la presencia permanente de los candidatos, su ausencia y mala ubicación trae como consecuencia el rechazo ciudadano y por ende de una mejor votación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada