jueves, 18 de junio de 2015

LAS EXEQUIAS

En las exequias hay elementos de protocolo, de ceremonial, de precedencia y de etiqueta que hay que conocer. Herramientas útiles que sirven en el comportamiento de los dolientes, como de los asistentes.

El Protocolo es el orden, el respeto y la ceremonia que se debe hacer y no faltar a él, y debe ser aplicado como la regla consagrada por los usos y costumbres.

La Ceremonia es el acto solemne donde se debe guardar la compostura y las formalidades por cumplir por parte de los deudos y dolientes. Y es acto donde se acompaña de oraciones, bendiciones, incienso, iluminación, ornamentos y demás. La solemnidad, la exactitud, la precisión y la puntualidad con que se deben ejecutar las exequias, serán la fórmula y la cláusula expresadas. Debe ser aplicada rigurosamente y observada muy de cerca. Debe manejarse con el celo en la forma y en las tradiciones. Debe expresarse con sencillez, con comprensión e inteligencia.

La Precedencia se da en el orden y el lugar de colocación de cada quién, incluyendo el féretro y/o los deudos y dolientes.

La Etiqueta como el uso, el estilo y las costumbres del lugar. Se da en la manera de tratar a los dolientes y el traje de ceremonia el cual se debe vestir de acuerdo a la ocasión

Por lo que_ es incorrecto saludar en los templos, con una inclinación es suficiente, y tampoco presentarse y ser presentado. No será correcto que las personas en la agencia o en el templo charlen en voz alta, rían y se junten en tertulia. Las visitas deben ser cortas. Sólo las personas de la familia y los amigos más íntimos pueden permanecer velando el cadáver, los demás no tienen obligación de hacerlo. Las fórmulas para dar el pésame (las más usuales): le acompaño en el sentimiento, mi más sentido pésame, le acompaño en su dolor, mis más sentidas condolencias. Nunca se da un pésame a la entrada de la iglesia y menos a la entrada del féretro. Tampoco lo haga al finalizar la ceremonia y menos al interior del templo. Si no se asiste a la agencia, templo o al entierro y/o incineración, podrá hacer una visita de pésame más tarde o en la misa de novenario o de mes. En el entierro si se acompaña al cortejo, se debe asistir desde el principio hasta el final de la ceremonia. La misa de Réquiem se celebra el día de la defunción y en el aniversario de la misma. No es obligatorio vestirse de luto para dar el pésame (eso está reservado para los familiares más cercanos). El vestido de hombre y mujer debe ser de tonos discretos. El atuendo de los familiares debe ser simple: traje negro, medias color humo y zapatos y bolsa negros. Los hombres pueden usar un pequeño lazo negro en la solapa o corbata negra. A los niños, no se les debe vestir de negro ni un solo día





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada