lunes, 20 de julio de 2015

¿QUIEN ERES TÚ?

Una canción, una tarde lluviosa, un libro. Si aprendemos a valorar el momento que existimos, entonces tenemos que vivir plenamente nuestra vida.

La virtud del universo es la totalidad. En el todas las cosa se consideran iguales, Tao Te Ching.

Vivamos un momento permanente con el cielo, con la razón y la vida.
Sólo hay dos formas de vivir la vida. Una es como si existieran los milagros. La otra como si todo fuera un milagro, Albert Einstein.

Como humanidad debemos alegrarnos que existimos todavía. Valorar eso ya no es recordar, sino vivir mejor cada vez.
Todo tiene su moraleja, si uno sabe descubrirla, Lewis Carroll.

Debemos proyectar el cada día para no morir en el intento.
El propósito de la vida es una vida de propósito, George Bernard Shaw.

Nuestra vida depende del creador, agradezcámoslo todos los días.
Hemos sido creados para estar aquí ahora, Ram Dass.

Lograr terminar el día con salud, no todo dependió de nosotros, reconocer ese valor, es agradecerlo al terminar el día.
En cuanto sabes quién eres, nada te puede detener, Stedman Graham.

Si sabemos esperar pacientemente lo que deseamos hacer, nuestra esperanza tendrá que reconocérmelos.  
Pasaré por este mundo solamente una vez; por tanto todo el bien que pueda hacer y todo el cariño que pueda demostrar a otro ser humano, quisiera hacerlo ahora; no me dejéis postergarlo al olvido, pues no recorreré otra vez este camino, Etienne de Grellet.

Reconocer nuestra valía, es vivir con orgullo y derecho. Si vivimos plenamente todos los días de nuestra suerte, luego entonces tenemos que aprender a vivir mejor.
Cuando se cierra una puerta, otra se abre; pero a menudo miramos tan obstinada y tristemente la puerta que se ha cerrado que no vemos las que se nos abren, Alexander Graman Bell.

Dar siempre las gracias, ser agradecido y seremos bendecidos.
Una cosa que me ha enseñado la vida: si estás interesado en algo, nunca tendrás que buscar nuevos intereses. Ellos vendrán a ti. Cuando estás auténticamente interesado en una cosa, esa cosa siempre te lleva a otra, Eleonor Roosevelt.



No hay comentarios:

Publicar un comentario