jueves, 17 de septiembre de 2015

LA FORMACIÓN DEL CARÁCTER Y LA FUERZA DE VOLUNTAD DEL JOVEN

Monseñor Titamer Toth, señalaba que crece el número de convencidos de que la escuela actual dedica excesivos cuidados al mantenimiento de los jóvenes y olvida su formación del carácter y de su fuerza de voluntad.

Mencionaba ¡Qué triste espectáculo ofrece un joven sin voluntad! Sea lo que sea lo que tenga que hacer, le cuesta un esfuerzo enorme sólo el poder pronunciar el "Sí" o el "No". Que no logra tener principios, ni un modo de pensar independiente, ni siquiera cuando van a  clases superiores. Ni cuando es un hombre hecho. Espía siempre al otro para ver lo que hace y él hace lo mismo.

Afirmaba que el hombre falto de recio carácter será como uno de esos "ciclistas" que se inclinan por arriba, dan traspiés por abajo. Así son los hombres, que ante los poderosos se inclinan hasta el suelo y, con orgullo atormentan a los que les están subordinados.


Y como decía el barón de Estuös: "hombres de líneas paralelas". Si el superior levanta la cabeza y se yergue echándose hacia atrás, ellos en seguida se inclinan hacia adelante; pero sí alguien se inclina en su presencia, ellos se yerguen en seguida, echándose hacia atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada