viernes, 20 de noviembre de 2015

LAS OMISIONES Y LAS ATENCIONES

En política como en los negocios, las omisiones, las faltas, las traiciones, la falta de cortesías, son elementos que se dan con mucha frecuencia por quienes la aplican y los hacen. ¿Las causas? el titular que se infla y que no atiende adecuadamente la audiencia, el auxiliar que omite la atención que debe hacer y que omite datos para que una persona no sea atendida o recibida o bien no transmite nada. El político cualquiera que sea su nivel, que atiende mal o que hace mal las cosas con afectación, no sólo en su entorno sino a cientos o miles de ciudadanos. Las deslealtades comerciales, la opacidad de la información proporcionada o mal intencionada. Elementos que naturalmente que causan molestia y revanchas innecesarias. La causa y el efecto se dan a una velocidad increíble. Causas que originan enconos, enojos, irritaciones, frustraciones y venganzas presentes y futuras.

El servicio es eso servir, atender, coadyuvar, arreglar, gestionar, solucionar, sin eso quienes se ocupan de ello se dicen servidores, son charlatanes y bloferos.

Evitar caer, incurrir y/o ejercer esas malas prácticas de conducta, permiten al tiempo caer en la simulación y repetir los mismos errores. Incurrir no sabiéndolo o sabiéndolo, solo se caerá en la derrota y a estar en constante tensión por los enemigos que se han hecho, claro de manera innecesaria.


“TAN FACÍL ASÍ ES PRECIPITARSE DE LA CUMBRE DE LA FELICIDAD HUMANA, AL ABISMO DE LA MISERIA”. (1397-1427) fue el tercer Huey Tlatoani de la nobleza mexica-tepaneca de México-Tenochtitlan, sucesor de Huitzilihuitl en 1415.

No hay comentarios:

Publicar un comentario