lunes, 4 de enero de 2016

2016

En Egipto en el lugar de la antigua Tebas, hay dos altas columnas de piedra de unos veinte metros, figuras de reyes sentados, esculpidas en piedra parda. Son estatuas levantadas por el Faraón Armenhofís II a mediados del segundo milenio antes de Jesucristo. Una de esas columnas de Memnón, como las llamaban los antiguos, se agrieto el año 27 a. C., debido a un terremoto y, desde entonces tiene una propiedad interesante. Cuando los rayos del sol naciente tocan la estatua, en el mismo momento, la piedra empieza a calentarse. Emite un sonido peculiar, empieza a zumbar, a resonar. La estatua de Memnón se pone a “cantar”.
Que este año, también tú espíritu brote una vida semejante. Rebosante de cánticos, de himnos, de trinos, de alegría, de júbilo. Y, que tus huellas surjan las energías férreas de una vida nueva, más hermosa, más pura.

FELICIDADES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada