jueves, 23 de junio de 2016

¿GOBIERNO DE COALICIÓN EN MÉXICO EN 2018?


En México desde el inicio del actual milenio, las elecciones presidenciales se han ganado con menos del 50 por ciento del electorado. El candidato del PAN en 2000, ganó con 15 millones 989 mil 636 votos, el 42.52 por ciento, con el PVEM. El candidato del PAN en 2006, logró 15 millones 284 votos, el 35.89 por ciento. El candidato del PRI en 2012, hizo 19 millones 226 mil 784 votos, el 38.21 por ciento, con el PVEM.

¿QUÉ HA OCURRIDO?

¿Por qué el electorado nacional se está alejando más de las votaciones? Respuestas hay muchas, las principales: descrédito de la clase gobernante, falta de respuestas, mala economía, falta de ánimo, corrupción, desencanto, credibilidad, etc., etc., etc.
En países democráticos se imponen las mayorías sobre las minorías, pero muchas veces no se observa así en la práctica política. Y eso desgasta a las “clases políticas”, fijas y/o ocasionales y, claro al ciudadano.

Con una escasa opinión a favor, en esas condiciones un gobierno llega débil, sin consenso y con acciones sorpresivas para tratar de fortalecerse y posesionarse, pero no gobiernan a una mayoría ciudadana.

El proyecto de nación que se avecina, sea para el fortalecimiento de las instituciones y una mejor participación electoral en la validación de las acciones de gobierno y en los procesos electorales en los tres órganos de gobierno.

Samuel Aguilar en un buen artículo publicado por el Universal, define que si bien nuestro sistema político ha transformado su funcionamiento modificando sus componentes a través de múltiples reformas, haciendo a nuestro país uno de los que más ha modificado sus normas es de suma trascendencia al modificar la estructura y el equilibrio de poderes de nuestro régimen presidencial sin llegar a un régimen parlamentario y garantizando el equilibrio de poderes al establecer mecanismos que posibiliten el optar por un gobierno de coalición. De esta forma, la reforma recién aprobada (reforma política), permite la construcción de mayorías para alcanzar una gobernabilidad democrática, a través de la opción del Ejecutivo de optar por un gobierno de coalición, lo que además de ampliar márgenes de consenso y gobernabilidad, otorga elementos para mantener un equilibrio entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo. Aunado a lo anterior, coadyuva a contar con un gabinete más eficiente y profesional, ya que al optar por un gobierno de coalición, el gabinete deberá ser ratificado por el Congreso de la Unión. 

¿Qué es un gobierno de coalición? El que se forma cuando un grupo parlamentario no tiene mayoría suficiente para formar gobierno, por lo que se ve obligado a pactar con otro grupo, normalmente de ideología política afín, para formar un gobierno conjunto. Si bien el régimen en México es presidencialista, se podrá ya no tanto con coaliciones políticas afines o no, sino con grupos representativos de la sociedad.

Pero será necesario formarlo en México, cuando esté se ha dado de una manera (rustica), en 2000 y en 2012. Un presidente debe llegar cuando menos con la mitad del electorado en la lista nominal e enriquecerlo con alianzas, de manera tal que su gobierno con apoyo ciudadano, las acciones dominantes gubernamentales lleguen a su objetivo final y no a cubrir los intereses de los partidos políticos.  

Tal vez sea necesario llegar a un semiparlamentarismo pronto y un gobierno integrado de los partidos y ciudadanos integrados al acuerdo, como ya acontece pero a nivel personal y no al político que se necesita.

Las experiencias internacionales están a la vista. México no puede estar rezagado de ellas. Un gobierno de coalición presidencial, deberá ser el ejercicio fundamental incluyente para la próxima elección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario