sábado, 9 de julio de 2016

A VER QUE SALE




Cuando un cazador se ejercita en el tiro al blanco, lo primero que debe situar es precisamente el blanco. Conocer el objetivo al que tiene que llegar. Luego prepararse y colocarse en posición. Sólo utilizando los medios apropiados se podrá conseguir el fin  que se propone. Todo es cuestión de saber lo que se quiere…
Dejar a la aventura o el zar el éxito de una empresa, se llama temeridad. Que no es más que el reino de lo ciego y el imperio de lo probable y desconocido. A que ver que sale.
Si no se conoce el fin concreto al que se dirige, si no se utiliza los medios eficaces, la acción no será más que temeraria, cargado entusiasmo pero ciega e irreflexiva.
El empuje sin dirección no es más que una fuerza mecánica, un entusiasmo sin brújula, una voluntad sin inteligencia.
Hay hombres que jamás regaron una flor ni han cosechado un fruto, pues lo estuvieron pensando, el exceso de reflexión los volvió abúlicos e infecundos para el amor, el trabajo y, la fe.
Reflexionar significa el fin y los medios, saber a dónde se va. Buscar los instrumentos para llegar a la meta, valorar las cosas, lo verdadero de lo falso, lo real y lo aparente, lo esencial y lo objetivo, sólo así se sabe lo que se quiere.
Muchas vidas inútiles vagan por el mundo, muchas ideas generosas llevan su fracaso, porque falto reflexión y sobro “a ver que sale”.
El secreto: saber lo que se quiere, querer lo que se debe, hacer lo que se proyecta. Joaquín A. Peñalosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario