miércoles, 20 de julio de 2016

LOS INDECISOS ELECTORALES


Una sociedad politizada se puede dividir entre votantes e indecisos. Los primeros son los que participan de manera activa no importando partidos o candidatos, cumplen con su derecho y en ocasiones con su obligación. Los segundos esperan que una propuesta principalmente de los candidatos satisfagan sus intereses, ya particulares ya colectivos.

En una campaña electoral se dan fenómenos de participación. Las estadísticas como tales guían en ocasiones el voto y la participación electoral y en otras marcan las estrategias del elector para inclinar su preferencia hacia un candidato.

Los indecisos cada vez son más ante el desencanto político de sus actores y ante la nula representación de estos en las soluciones básicas de la población.

En el desarrollo de una campaña electoral, los estrategas miden la participación electoral a través de diversos medios, que les permite calcular la votación por sectores, regiones y entidades de la geografía electoral.

¿Pero como se pude medir la participación de los indecisos?

Los partidos políticos tienen una base electoral adherida a sus plataformas políticas, pero estas en el transcurrir del tiempo se ven rebasadas por la nula atención de sus dirigentes y por la falta de apoyo. Y estas tienen tres caminos, o mantenerse al partido, volcar su atención hacia otro y/o bien sumarse a la desatención electoral no importando partidos y candidatos.

En una campaña electoral, las tendencias definen un alto porcentaje de indecisos, los que no tienen y forman opinión sobre su voto. Otro que no guarda simpatía por ningún partido, ni sabe porque partido o candidato votar, es decir un alto índice de posible abstencionismo.

Los partidos en México adicional a su base electoral, también tienen indecisos alrededor y estos juegan con dos o más y dan tendencia. Así los partidos opuestos PAN-PRD, cuando hay candidato del más fuerte lo votan y si es lo contrario, o se abstienen o participan en contra de ambos, con otra fuerza política. El PRI-MORENA, los partidarios en caso de coalición, tenderían a favorecer a un tercero ya hacia el PAN, ya al PRD, al PVEM.

Analizar los escenarios electorales, debe ser fuente de asesores, estrategas y analistas de campañas electorales. Descuidar este punto, es tan tanto como arriesgar el poco o mucho capital que se tenga hacia los errores típicos del proceso electoral correspondiente.

Medir con precisión y al detalle la participación electoral, le dará mejor rumbo y expectativa hacia quienes en su carrera tengan la decisión de aspirar a un cargo de elección popular.

Los resultados de los gobiernos favorecen o desfavorecen la acción electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada