martes, 30 de agosto de 2016

2018 AÑO ELECTORAL HISTÓRICO



Año electoral histórico 2018 en México. Término del ciclo sexenal, estatal y trienal en el país, estados y municipios. Proceso electoral que definirá el cambio de gobierno y de actores políticos en el ámbito federal, estatal, municipal y, próximamente en alcaldías (jefaturas delegacionales en la CDMX).

En el ámbito nacional se renovará el poder ejecutivo y el congreso de la unión (Cámara de diputados y senadores). En el ámbito estatal: habrá elecciones concordantes con la elección federal en Campeche, elecciones para congreso y ayuntamientos; en Coahuila para ayuntamientos; en Colima paras congreso y ayuntamientos; en Chiapas para gobernador, congreso y ayuntamientos; en la CDMX para jefe de gobierno, asamblea legislativa y alcaldías; en Guanajuato para gobernador, congreso y ayuntamientos; en Guerrero para congreso y ayuntamientos; en Jalisco para gobernador, congreso y ayuntamientos; en el Estado de México, congreso y ayuntamientos; en Morelos para gobernador, congreso y ayuntamientos; en Nuevo León para congreso y ayuntamientos; en Puebla, para gobernador; en Querétaro para congreso y ayuntamientos; en Sonora para congreso y ayuntamientos; en San Luis Potosí para congreso y ayuntamientos; en Yucatán para gobernador, congreso y ayuntamientos; en Tabasco, para gobernador, congreso y ayuntamientos y,  en Veracruz para gobernador.

Habrá un padrón y un listado nominal de más de 80 millones de ciudadanos registrados y con credencial para votar. Se habrán de instalar más de 150 mil casillas electorales y con una movilización de más de un millón de ciudadanos.
Actores políticos (aspirantes, candidatos y partidos políticos) habrán de enfrentar: corrupción, impunidad e inseguridad como los principales tópicos en la problemática social nacional, estatal y municipal. Así como incredulidad hacia los actores políticos y partidos políticos. Más de 54 millones de pobres en una población de 119 millones 530 mil 753 habitantes (INEGI-2015). Bajo crecimiento de la economía; difícil situación de las finanzas públicas; alza de precios en servicios; endeudamiento público, nacional y estatal; salarios deprimidos, etc., etc., etc.

Por otro lado se ha recreado el pluralismo político y el sistema de partidos, pero desacreditados. Se aumentado el empleo estatal; la inflación ha estado bajo control; las reformas estructurales están mejor aspectadas y, México es más libre y democrático.


El informe presidencial del 1o de septiembre, dependiendo del mensaje y, la certidumbre que logre sembrar en los mexicanos, creara o no mejor expectativa de los ciudadanos de a pie y de los no tanto.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario