lunes, 29 de mayo de 2017

¡QUÉ TRISTEZA!


Adornos fabulosos, artísticos. Bases florales en las que se dedican el valioso tiempo.
¿El destino juega con la exquisitez?

Flores hermosas, elementos vivos, naturales, pasan al olvido.

En todo tipo de eventos donde se utilizan, en algunos se desechan y en otros se omiten.

Flores que pierden su esencia de vida, que ya no están en su medio, se pierden, Sí pero no por ellas.

En los eventos hermosean el lugar, lo visten, lo aromatizan.

El invitado, el asistente se lleva su “parte”, su botín.

Cuando lo coloca en su lugar preferido, lo abandona y omite que son flores vivas todavía, que necesitan atención. Y en ello también marchitan su esencia.


La humanidad, se arregla, se vislumbra, se muestra y sin no es atendida también se marchita y con ello limita su destino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario