miércoles, 28 de junio de 2017

¿ASCESIS?




Del griego "áskesis" (ejercicio, preparación para una prueba). Término procedente de la práctica gimnástica que Platón aplicará al ámbito de la moral para referirse a la actividad del alma en pos de su liberación de lo corporal, a fin de regresar a su lugar de origen.

Los estoicos lo utilizaron en un sentido similar, como ejercicio de abstinencia del alma para controlar las pasiones y el pensamiento.

Esta característica de la ascesis, como ejercicio de abstinencia, de privación, de alejamiento de lo sensible, es común también a varias religiones, como medio para conducir el alma a la unión con lo divino, o como simple ejercicio de expiación y purificación.

¿Tenemos la ocupación de nuestros territorios internos que vamos descubriendo en nuestro día a día?

¿Exploramos de manera consciente nuestras propias debilidades y la del enemigo (interno y externos?

¿Robustecemos nuestra voluntad y debilitamos la fuerza de asalto enemigo)?

Si nos ejercitamos día con día con el fin de fortalecer nuestra estructura muscular y ósea para lograr una buena figura ¿No vale la pena sacrificar por blancos más elevados fortalecer nuestro carácter?

¡Quién desea hacerse una estatua ha de quitarse mucho el fresco bloque de mármol de su pureza y quién quiera moldearse a sí mismo y hacer una obra maestra de su persona ha de pulirse constantemente!

Los antiguos romanos tenían la costumbre cuando los azares de la vida separaban a dos amigos, rompían una taza de barro cocido “tessera”, y así al cabo de los años volvían los amigos a encontrarse, sacaban la tessera, y se reconocían gracias a los fragmentos.

La humanidad es un fragmento divino y tenemos que desear no perderlo y conservarlo con gran cuidado y nunca desfigurarlo. Mons. Toth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario