sábado, 21 de mayo de 2011

TIEMPOS DE CAMPAÑA Y DE CANDIDATOS (AS), 2º Y ÚLTIMO

Del compendio Cómo Ganar o Perder una Elección


• En campaña candidato (a), si quiere ser escuchado, aunque sea por casualidad; tiene que ser breve. El elector ve lo que quiere ver, escuchar lo que quiere escuchar.

• Si el candidato (a) habla de muchos temas termina pareciendo que no dice nada.

• El candidato (a) no tiene que hablar de política con otros políticos. En campaña, la política es un medio para resolver los problemas del electorado, no es un fin por sí misma.

• Candidato (a) tiene que hablar directamente con el elector (a), son quienes votarán. El electorado no es el opositor, son el objetivo de la campaña y de las carreras políticas, por lo tanto, hable directamente con él y/o ella.

• En una elección, los políticos no son un grupo atractivo para verse rodeado; en campaña hay que rodearse más con los ciudadanos comunes. La mayoría de los candidatos (as) gastan enorme tiempo discutiendo con sus opositores y con sus iguales.

• En campaña, no se acarrea, las porras ensayadas, las matracas, las mantas, el reparto de gorras, mandiles, bolsas, botones, refrescos, juguetes, tortas, etcétera, siguen funcionando y así lo harán muchos candidatos (as); pero traen antipatías y restan votos.

• Las nuevas generaciones, rechazan a los partidos y lo seguirán haciendo; mientras que el lenguaje, las actuaciones y los hechos así lo referencien.

• Existen candidatos (as) que son buenos ejecutivos, eficientes y honrados; pero no saben comunicar sus sentimientos de solidaridad hacia el electorado común.

• La credibilidad del candidato (a) es una de las claves del éxito electoral.

• Sembrar el diálogo, la tolerancia y la unidad interna entre los miembros de los partidos, evitan conflictos y la vinculación con actores políticos de baja reputación.

• En campaña el ofertar de forma diferenciada los beneficios al ciudadano; es comunicar una buena percepción por parte del elector.

• Si el candidato (a) tiene una imagen perdedora, hace que los votantes indecisos busquen una figura más exitosa.

• La imagen negativa de un partido político; afecta a un candidato (a).

• Actuar con tacto, sensibilidad y habilidad en cuidar las alianzas, los compromisos y las actividades en campaña; ayuda las miras a proyectos de largo alcance.

• En campaña seducir, persuadir, polarizar y transformar la opinión pública cuando se es adversa; ayuda sin faltar a la verdad y a la honestidad política.

• Ser un político (a) del siglo XXI, es ser un comunicador (a) efectivo (a), motivador (a) en la difusión de resultados electorales.

• En campaña soportar la crítica, la diatriba, el chisme, y la intriga con humor; ayuda sin ser comediante o patiño.

• En campaña se ha de mostrar la calidez, firmeza, carácter, arraigo e identidad en torno a su comunidad de origen; atrae adeptos distintos.

• En campaña saber generar mensajes, publicidad y propaganda recordables, que se fijan en la mente; despiertan emoción y adhesión en los electores.

• Mostrarse informal, cercano (a), cálido (a) y afectuoso (a), en campaña; reditúa simpatías.

• Los seguidores de un candidato (a) que no tiene la victoria asegurada; suelen trabajar más, mientras que los seguidores del candidato (a) que tienen la elección ganada; tienden a confiarse y se movilizan menos.

• Para que un candidato (a) desconocido (a), una campaña temprana de imagen puede ser vital. Pero un candidato (a) muy conocido (a), puede promover un derroche sin sentido.

• En campaña si algo funciona, hay que seguirle usando hasta que deje de hacerlo; lo nuevo no es necesariamente mejor.

• En campaña subestimar la inteligencia de los votantes; es ser ignorante.

• Candidato (a) si promete en campaña es “ganar” y no cumple; tendrá un costo en la siguiente elección.

• Los nuevos votantes (jóvenes) serán menos incondicionales respecto a un “líder”, ya que rendirle honores, quieren pedirle cuentas, quieren saber qué es lo que el candidato (a) puede resolver y no lo que ellos les pidan para rendirles culto a su personalidad.

• Los electores contemporáneos son menos manipulables que los antiguos; generalmente no votan asustados por frases simples.

• Sin un candidato (a) produce temor; es muy fácil que pierda la elección.

• Los electores votan por quienes comprenden sus necesidades y se preocupan por resolverlas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario