sábado, 22 de enero de 2011

El Político Mexicano y el Maquiavelismo

Nicolás Maquiavelo nació en el pequeño pueblo de San Casciano in Val di Pesa, a unos quince kilómetros de Florencia el 3 de mayo de 1469.
En 1512, sirvió cuatro años en una oficina pública como secretario, y fue posteriormente nombrado Canciller y Secretario de la Segunda Cancillería. Tomó un rol importante en los asuntos de la república italiana, habiendo quedado sus decretos, sus registros y sus despachos para guiar, así como sus propios escritos a los estudiosos y no estudiosos de la política.
De su moraleja: de que es mejor ganar la confianza de la gente que confiar en la fuerza, es tomada para aquellos que quieran ostentar el poder.
Es en el rey Luis XII en que Maquiavelo resume los cinco errores capitales del poder y que los resume en su obra.
César Borgia, puede considerarse en el actor principal de la obra de Nicolás cuando manifiesta que sus habilidades le son insuficientes para solucionar los problemas de su cargo.
En la decisión de César por forzar la elección del Papa Julio II, Maquiavelo comentó: que aquel que piense que los favores harán que los grandes personajes olviden ofensas pasadas se engaña asimismo. Y en el que también presenta las semejanzas entre la fortuna y las mujeres: que el osado, y no el cauteloso, es el que conquistará a ambas.
Aunque Maquiavelo nunca lo dijo, se le atribuye la frase "el fin justifica los medios", ya que resume muchas de sus ideas.
En su obra debe tenerse en cuenta que cuando Maquiavelo lo escribe está escribiendo para mostrar a Lorenzo II de Médici como debe desempeñarse si es que quiere unificar Italia y sacarla de la crisis en la que se encuentra. Maquiavelo aclara también que puede existir un hombre cuya virtud política (saber aprovechar los momentos de fortuna y escapar de los desfavorables)
Maquiavelo entiende que todo Príncipe debe tener virtud y fortuna para subir al poder: virtud al tomar buenas decisiones y fortuna al tratar de conquistar un territorio y encontrarse con una situación (que no fue provocada por él mismo) que lo ayuda o beneficie conquistar. Aquel príncipe que obtenga el poder mediante el crimen y el maltrato, siendo éste vil y déspota; debe entender que una vez subido al poder tiene que cambiar esa actitud hacia el pueblo. Dándole Liberio al pueblo, para ganarse el favor del mismo, ya que al fin y al cabo estos serán los que decidan su futuro.
Maquiavelo es además un auténtico precursor del trabajo de los analistas políticos y columnistas de nuestros días: “todos estos príncipes nuestros tienen un propósito, y puesto que nos es imposible conocer sus secretos, nos vemos obligados en parte a inferirlo de las palabras y los actos que cumplen, y en parte a imaginarlo” (carta a Francesco Vettori, julio de 1513).

En todo caso, distintos textos del pensador arrojan luces y sombras sobre la coherencia interna de su obra. Así, el florentino llega a afirmar no sin ironía que "desde hace un tiempo a esta parte, yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla” (carta a Francesco Guicciardini, mayo de 1521).
No pocos políticos mexicanos se han distinguido que en sus quehaceres políticos, actúen o se mencione que en  cada acción que ejecutan lo hagan “maquiavélicamente” para ser aceptados o reconocidos como inteligentes. Hay quienes han subido como las burbujas del champán, hasta la cima del poder. Toman “grandes” decisiones. Ganan mucho dinero. Hacen que otra gente haga lo que ellos quieren. Dirigen. Apuestan para ganar. Tienen coraje para desarraigar a su creatura servil y darse los medios, los fines.
Algunos políticos de la vieja o nueva clase política suelen comportarse como príncipes: inteligentes, brutales y malos. Personas que suelen salirse con la suya y su vida se concentra en ese propósito, mintiendo, manipulando. Demostrando una falsa ira. Demostrando su ira verdadera, amenazando. Halagando. Abusando de la lealtad. Creando culpa en la gente que los percibe engañosamente como la figura de un padre o una madre. Que utilizan la técnica del terrorista: lavadores de cerebro, autoritarios, que desean mandar y dominar a los demás, haciendo que la intimidación directa prepare psicológicamente a la gente para padecerla y tenerles miedo. Actúan con el síndrome Calígula: que no pueden evitar sus hechos lunáticos como cualidad natural que disfrutan y que al gobernar o dirigir se celebren y cultiven sus demencias. De que no tienen miedo de lo que piensan los gobernados, no se preocupan por sus sentimientos y no apartan la mirada de sus trofeos. Que disfrutan hacer lo que les resulta natural, el ser genuinamente incoherentes. Sus habilidades las usan de una paranoia bélica para perjudicar constantemente. Que tienen sus propias reglas de orden y no se preocupan por las leyes que gobiernan a los demás. Que se recompensan diariamente a sí mismos por el estrés, los horarios prolongados y por las indignidades de la vida, de manera onerosa.
¿Que distingue a los políticos de uno y otro partido del resto de la humanidad? ¿son más malos? son formados a ser todo lo maquiavélico que pueden llegar a ser (Maquiavelo, se formó, educó y sirvió). Les mostraron como derrotar a sus contrincantes más inteligentes que ellos. Los educaron que los demás tiriten y lloren cuando entran a sus oficinas. Los guiaron para obtener lo que quieren y cuando lo quieren, sin importar si lo merecen o no. Los protegieron para cercenar cabezas una tras otra y a actuar sin que los señalen con el dedo de la honradez.
Dejamos el ejemplo de varias frases del florentino para que los lectores continúen aprendiendo más y mejor la filosofía de algunos políticos que en su actuar, enmarcan mal al modelo de la política.
1. En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven.
2. Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.
3. La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.
En el 2009, se renovó la Cámara de Diputados; en 2010, se renovaron gubernaturas, congresos locales y ayuntamientos; en 2011, se renovarán gubernaturas, congresos locales y ayuntamientos; en 2012, se renovarán la Presidencia de la República, el Congreso General, Gubernaturas, Congresos Locales, y Delegaciones Políticas, Asamblea Legislativa y la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.
Los mexicanos del siglo XXI desean mejores políticos, menos maquiavélicos y perversos. Más mujeres y hombres, funcionarios, políticos, representantes, gobernantes y servidores públicos más comprometidos por las causas del Estado y de la Nación. Menos protagonistas y más estadistas. Más y mejor política al servicio de la economía, de la seguridad y de la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario