martes, 1 de abril de 2014

EL HAMBRE Y LA SED


El conocimiento de la humanidad de saber y aprender se agota cuando este deja de tener apetito y se sacia de avanzar. Cuando dejamos de conocer mejor y de instruirnos dejamos de sentir la necesidad de alimentarnos. La ambición no siempre es dañina. Al sentirla y deleitarnos en ella permitimos a los sentidos estar siempre despiertos. Permitamos que el espasmo del conocimiento nos ilumine y nos motive. Tener hambre y sed de estar al corriente de las cosas, nos conduzca, nos encienda, y nos motive a seguir estar hambrientos y sedientos de vida, para continuar aprendiendo y enseñando. y estar en libertad de hacerlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario