miércoles, 12 de octubre de 2016

¿POR QUÉ NO JOSÉ ANTONIO?




En el candelero político mexicano, y más aún en el partido en el poder, se conjugarán los intereses y los beneficios de los grupos que circundan en el ámbito político partidista. Para noviembre de 2017, ya los partidos políticos tendrán claro quién los abanderara para la contienda presidencial de 2018. Un año y un mes para que acontezcan los destapes, los amarres, las discrepancias y, las unidades. En el PAN solamente hay actualmente tres precandidatos que se moverán en ese sentido. En el PRI se abrirá un poco más la baraja, para hacerlo más competitivo. En el PRD a pesar de que tiene a un gobernante independiente, todavía el partido no se proclama por él. 

¿Por qué no José Antonio?
José Antonio Meade cumplirá para 2017, 47 años. Ha sido un funcionario (no militante del partido en el poder), que  ha fluctuado de un gobierno panista a uno priista. Los estatutos del PRI no inhiben a quien deseé ser candidato a su afiliación. 

Las formas de hacer política, de cómo proyectarla y más, cómo ejecutarla, tendrá el beneficio de quien sea postulado, sea el mejor perfil para ganar la contienda y no solo participar en ella.
José Antonio ha sido cuatro veces secretario de estado: de Energía, de Hacienda y Crédito Público, de Desarrollo Social y nuevamente de Hacienda y Crédito Público. Es abogado por la UNAM y economista por el ITAM. 

En este mundo globalizado, la diplomacia indica que los gobernantes de los países tengan la preparación y la capacitación adecuada para aplicarla. Según André Maurois: “la diplomacia es el arte de exponer la hostilidad con cortesía, la indiferencia con interés y la amistad con prudencia”.  
Para la política: el perfil político de sus involucrados, obedece el velar por el interés general de los ciudadanos y, mantenerse en una ética profesional de servicio. Los negativos y los positivos de actuación de los políticos, se miden por la opinión pública y ya no tan sólo por un pequeño grupo específico.

La política o la economía, factores no antónimos, sino que corren al parejo de alcanzar las metas de sus responsabilidades. Caminos que llegado el momento se tendrán que sopesar cuál de ellos es el mejor (no posesionado), sino el que el soberano desea para que lo acompañe en su bienestar y desarrollo.    


No hay comentarios:

Publicar un comentario