miércoles, 29 de mayo de 2013

EL TESORO MÀS HERMOSO DE LA TIERRA

        

      Una antigua y hermosa leyenda dice que cuando Dios sometió a los ángeles a prueba, éstos se dividieron en dos bandos. Uno de los ángeles se apartó de los demás y dijo para sus adentros: "Ahora todavía no me declaro en favor de ningùn partido; ya veré cuál triunfa y me uniré a èl." Por tal proceder le fuè impuesto un castigo de no poder entrar al cielo sin antes traer el tesoro màs valioso de la tierra. Camina el ángel, triste...; camina y va buscando el tesoro más valioso de la tierra...

         Halla, por fin, una enrome piedra preciosa. "Me llevarè a los cielos ese diamante de brillantìsimas facetas"-dice-. Asì lo hace, pero en el momento de llegar al cielo, se derrite entre sus manos la piedra preciosa. Tiene que volver a la tierra.

           Camina el àngel, triste...; camina, emprende de nuevo su camino, camino triste, camino de amarguras. En la soledad de un lejano desierto encuentra a un ermitaño, que llora sus antiguos errores. Una de las làgrimas cae sobre una hoja de àrbol y allì brilla, màs hermosa que el diamante. El àngel coge la hoja y la lleva con la làgrima ante el trono de Dios.

           Y de ahì que le fuè franqueada la entrada y pudo quedarse en los cielos, porque trajo el tesoro màs hermoso de la tierra: la làgrima del hombre que llora sus errores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada