lunes, 17 de septiembre de 2012

MI TRASCENDENCIA


Desde mí concepción me desarrolle físicamente y me moldeé de acuerdo al cuidado y atención que me privilegio mí madre.

Nací humano por la gracia divina y científica. Creer o no que nací con un destino, el asunto es descubrirlo.

Mí trascendencia que debe imperar en toda acción, es dejar huella.

Me toca cuidar con esmero el cuerpo que me tocó desarrollar, el cual debe ser  parte de mí compromiso, y por lo tanto de una misión.

Mí trascendencia será el entendimiento, inteligencia y sabiduría que deba dejar. Legarlas al dejar el cuerpo que me tocó desarrollar.

Cómo ser espiritual debo tener el carácter en lo que quiero destacar. Para trascender tengo que superar los obstáculos mentales y morales que me impongo o que me han impuesto, para superarlos.

El cuerpo que forme me ayudará a sentirme y verme mejor si lo entiendo y lo sé cuidar.

Mí trascendencia será dejar huella y estar a la altura de las circunstancias que quiero vivir y destacar, y así estar en la memoria y en el corazón de quienes me rodean y de la herencia que dejo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada