lunes, 9 de septiembre de 2013

EL ARTE DE SABER EXPRESARSE

En el ameno libro “El arte de convivir en la vida cotidiana” de la escritora mexicana, Gaby Vargas, encontramos además de las normas sociales que se deben conocer para un mejor comportamiento urbano y social, una serie de ejemplos de cómo al expresarnos, equivocamos la adecuada fonética de muchas palabras y las pronunciamos como si estas fueran así. La correcta pronunciación es síntoma de cultura y de un buen hábito de lectura que debemos hacer para no errar en su contenido. Así encontramos algunos buenos ejemplos:


Haiga, en vez de Haya.
Veniste, en vez de Viniste.
Brillosa, en vez de Brillante.
Las eses en trajistes, vinistes, etc.
Narices, en vez de Nariz.
Gasolinería, en vez de Gasolinera.
Confundir Ipso facto, por rápido; que significa “de hecho”.
Tráfico, en vez deTránsito.
Entons, en vez de Entonces.
Sicierto/ Si es cierto.
Pecsi, en vez de Pepsi.
Picsa, en vez de Pizza.
Verdá, en vez de Verdad.
Pantunflas, en vez de Pantuflas.
Tecojotes, en vez de Tejocotes.
Edá, en vez de Edad.
Pérame, en vez de Espérame.
Nomás, en vez de Nada más.
Restorán, en vez de Restaurante.
Tuolla, en vez de Toalla.
Pon tu, en vez de Supón que.
Cafeces, en vez de Cafés.
Neva, en vez de Nieva.
Alante, en vez de Adelante.
Yurex, en vez de Diurex.
Súbete pá rriba, en vez de Súbete.
Bájate pá bajo, en vez de Bájate.
Métete pá dentro, en vez de Salte.
Salí fueras de la ciudad, en vez de Salí de la ciudad.
Me desayune un…, en vez de Desayune un…
Debes de/debes.
¿A qué horas son?, en vez de ¿Qué horas son?, ¿Qué hora es?
 Me duele mi cabeza, en vez de Me duele la…
Te pido una disculpa, en vez de Te ofrezco una disculpa.
Más mejor, en vez de Mucho mejor.
Bien mal, en vez de Muy mal.
Está re caro, en vez de Está muy caro.
La primer vez, en vez de La primera vez.
Me paso a retirar, en vez de Me retiro.
Hacer del baño, en vez de Ir al baño.
Demasiado bien, en vez de Está muy bien (no se está demasiado bien, se está bien).




La educación no es un disfraz que se puede ocultar fácilmente, la lectura, una formación inicial en la niñez, intermedia en la adolescencia, perfeccionada en la edad adulta y en la vejez, no solo deja huella, sino camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada