sábado, 24 de mayo de 2014

EL CONOCIMIENTO SE ADQUIERE, EL ESPÍRITU DE BÚSQUEDA NO.


Buscar en el más allá, la aventura del hombre, es buscar con aparejos lo que se tiene enfrente. La edad del hombre sigue siendo importante en el desarrollo de sus facultades. En ellas encontramos en nuestro alrededor a quienes tienen el espíritu de búsqueda no importando la edad que tengan. La ambición del hombre no debe terminar con una edad, debe iniciarla cuando ya no esté, es decir no debe haber una edad determinada para realizar un objetivo y de alcanzar una meta. Si contamos con la facultad suprema que es la voluntad luego entonces tenemos que aprovechar esa cualidad para alcanzarlos.

Cuantos hombres y mujeres han alcanzo sus propósitos a una edad madura. La historia universal registra a un innumerable número de personajes. No dejemos de observar al guerrero interior que llevamos adentro. Impulsar la inquietud, la ambición por lograr, es ser entonces el verdadero obrero de la creación, es decir el que obra, el que construye y el que ambiciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario