miércoles, 21 de mayo de 2014

LAS NORMAS

La piedad, la noble seriedad, el orden y la regularidad son cualidades necesarias para el ejercicio de la dignidad.
La gracia, el método, la sutileza son cualidades necesarias para el ejercicio del juicio crítico.
No te preocupes por la gente que no conoce tu capacidad, pero preocúpate por tenerla.
No tengas amigos que no sean tan buenos como tú.
No critiques los defectos de los demás, critica los tuyos.
La humildad está cerca de la disciplina, la sencillez de carácter está cerca de la verdadera naturaleza humana, y la lealtad está cerca de la sinceridad del corazón.
Con humildad, un hombre comete pocos errores; con sinceridad es digno de confianza y con sencillez es habitualmente generoso.
El hombre superior se acusa a sí mismo, el hombre inferior acusa a los demás.
El hombre superior no se preocupa demasiado, presta atención a sus deberes y cuida su lenguaje.
Encuentra un gran hombre y una gran mujer y déjate conducir por ellos.

No hay nada que hacer con el hombre que es impulsivo y obstinado sin tener la virtud de la honestidad, que no sabe nada o carece de ingenio suficiente para hablar o se aparta cautelosamente, o que no tiene ninguna habilidad particular, y no obstante le falta la virtud de la fidelidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada