viernes, 17 de abril de 2015

UNA MEJOR IMPARTICIÒN DE JUSTICIA EN MÈXICO

Las 11 reformas estructurales que han sido votadas por el Congreso de la Unión en el período  de la administración presidencial del señor Enrique Peña Nieto, le han dado una mejor dinámica ejemplar de lo que se puede hacer en materia de gobierno. Una de ellas ha sido la de impartición de justicia a través de los juicios orales y la reforma al código federal de procedimientos penales.
Citar la nueva modalidad de los juicios orales es entrar a un mundo de la preparación, de la conciencia, de la razón y de la fundamentación. Es enfrentar con mayor seguridad y ahínco con que los estudiantes de derecho y los abogados deben prepararse en el mundo mágico de la defensa y/o impartición de justicia.

La oralidad trae como consecuencia, además de la seguridad y la sustentación, la seguridad y la firmeza del conocimiento de quienes están obligados a ello.


Los juicios orales en sus principios elementales de la inmediación, la publicidad, la identidad, la concentración, la transparencia, la libre convicción, y de la instancia única, conllevan que el litigio se de cara ante el juzgador, en el que sea público su desarrollo, que no haya sustitución de las partes, a su eficacia en tiempo y en lugar, la limpieza  de su procedimiento, la honestidad ética del impartidor de justicia, y la garantía pronta y expedita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario