miércoles, 5 de junio de 2013

LA CAMPAÑA ELECTORAL Y LOS LÍDERES DE OPINIÓN


   Es difícil encontrar en las campañas electorales hoy en día en México, a candidatos (as), a las senadurías, diputaciones federales y locales, a las presidencias municipales y a las jefaturas delegacionales, que se ocupen de los líderes de opinión en sus eventos públicos y privados y en sus recorridos domiciliarios.

   En cada sección, colonia, barrio, pueblo, unidad habitacional, conjunto residencial, fraccionamiento, clubes, cerradas, etcétera, se encuentran personas notables por su actividad, profesión, y ocupación, que pueden determinar e inclinar la balanza electoral, entre aquellos que todavía no saben por quién van a votar.

   El comportamiento del elector (a), difiere mucho de una elección a otra. Depende de las situaciones imperantes en el proceso electoral: la situación económica y social; el candidato (a), el partido político, la propuesta; y las situaciones del entorno donde éste habita.

  Estudios de percepción del comportamiento electoral, como herramienta fundamental para conocer la tendencia electoral de los electores (as), indican que para triunfar convenidamente en el mercado electoral, donde cada vez más hay otro tipo de ofertas político-electorales, que pueden satisfacer las necesidades del electorado, se necesita de refuerzos adicionales, para que su voto sea más convincente a su decisión y así quedar plenamente satisfecho(a), que lo que eligió, sea verdaderamente lo mejor. Y esos pueden ser los líderes de opinión, que pueden influir a través de su presencia, sus hechos, y su prestigio, en la mente del ciudadano, y conducirlo de una u otra manera a elegir mejor.

  En las candidaturas presidenciales y de gobernador, los candidatos utilizan la marca cada vez más de los famosos u/o expertos para llegar a más público electoral, y así posesionar más su candidatura.

  Los “íconos” con los que los candidatos llevan al terreno electoral, son de gran significado, ya que a través de ellos el ciudadano, analista, volátil, cambiante, indeciso, puede cambiar su voto a favor.

   Al contactar a líderes de opinión e invitarlos a reuniones con vecinos, foros, desayunos, comidas, y charlas de café; influirá de manera inteligente en los electores indecisos.

  Al realizar eventos de envergadura, en lugares atípicos y contando con la presencia de deportistas, actores, cantantes, escritores, periodistas, intelectuales, pintores, amas de casa, industriales, comerciantes, empresarios, etcétera., en fin de personas notables en una actividad específica, se crea un ambiente primordial para tener un mejor resultado el día de la Jornada Electoral.

   Al crear la “clase seccional”, se reditúa en votos de aquellos electores apolíticos y simpatías netas a la candidatura, cualquiera que ésta sea.

    Por ello, para que una candidatura pueda tener más éxito dentro del mercado electoral, será fundamental, primero estudiar el comportamiento electoral y a utilizar cada vez más a los líderes de opinión, si es que se quiere ganar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada